miércoles, 1 de octubre de 2008

Las Biblias de Hoy


El artículo nos habla de cómo la sociedad actual, en especial la población femenina está obsesionada y cree firmemente en los libros de autoayuda. Según la autora son por naturaleza, lo que los humanos querríamos leer, es decir, listas, tips, consejos y en fin, soluciones para todo tipo de problemas que podamos tener.

Lo que a la autora le molesta o le hace cuestionarse (y a mí también), es ¿cómo en la vida llegaron a ser este tipo de libros los bestsellers de hoy? Lo peor no es que sean estos libros los más vendidos, aunque por supuesto hay obras con mucho más valor literario, sino que la gente de verdad gasta miles de pesos en estos libros, lo presume y en caso de llegar a de hecho leerlo, lo cree al pie de la letra. Lo que es malo de ello es que muchas de las personas que escriben ese tipo de libros están más atorados en problemas que nosotros la mayoría de las veces y en muchos casos el contenido de esos libros son verdaderas estupideces, tales como “si el galán x no te ha llamado tres días después de la cita, es probable que no esté tan interesado en ti…”
En conclusión la autora nos dice que estos libros no ayudan realmente y que solo se leen más hoy en día por que se ha puesto de moda (esto y la depresión).

Yo pienso que si, en efecto la gente se ha ido volviendo adicta a los problemas y a resolverlos basándose en lo que otros dicen sobre ello. Lo que me parece pésimo, es que en México, la persona promedio lee entre 1 y 1.5 libros al año y si esos pocos libros que se leen son de autoayuda, escritos por pseudo autores que en realidad no tienen nada que ver con el tema, ¿a dónde vamos a ir a parar?

Está bien, es evidente que a todos, o a casi todos nos gusta leer cosas así, que te hacen sentir que tú estás bien y el mundo no, o que todos tus problemas pueden resolverse como por arte de magia, pero eso es en parte, evadir la realidad. Es decir, si nosotros seguimos aferrándonos a los consejos vacíos de personas vacías, podemos terminar siendo personas con esperanzas vacías. Lo sé por experiencia, ya que a un familiar cercano le encantan ese tipo de libros e insiste en que todos los leamos y en las pocas veces que alguien le ha hecho caso y los ha leído, realmente hemos quedado impresionados del nivel de ingenuidad e ignorancia de las personas que escriben esos libros.

Incluso el año pasado tuve la oportunidad de trabajar en el despacho de una de estas personas que escriben autoayuda, un doctor muy reconocido en su campo, la medicina, pero sin ninguna autoridad en psicología y ya no digamos superación personal. Sin embargo, el señor en cuestión de una semana y media (literalmente) escribió un libro para superar los miedos y eliminar los obstáculos en la vida diaria. Cabe mencionar que el libro fue publicado y es vendido, sin haber sido siquiera revisado por un especialista.


Revista InFashion Ed. Televisa Octubre de 2008 Por: Sonia Babitch



L. DaNiel H. PlieGo 1oLA